11 de agosto, Día del Nutricionista.

El 11 de agosto se conmemora el Día del Nutricionista en reconocimiento al nacimiento del Dr. Pedro Escudero, médico argentino pionero de la nutrición en el mundo. Desde el Hospital Dr. Horacio Heller saludamos al equipo de nutricionistas de nuestra institución, licenciadas Graciela Piccotto, Eugenia Gavernet, Laura Malsam y Fernanda Tesandori.

Compartimos un texto escrito por la jefa del sector, Graciela Piccotto:

En el marco de este día aprovechamos para compartir nuestro deseo de tomar conciencia sobre la importancia de poner en práctica una alimentación saludable, ya que comiendo más sano se logra un crecimiento y desarrollo normal desde las primeras etapas de la vida; y en el adulto es posible prevenir enfermedades crónicas no transmisibles ,entre ellas diabetes,obesidad, hipertensión, enfermedades cardiovasculares,entre otras, siendo la principal preocupación para la salud pública por su crecimiento exponencial durante los últimos año.

El único alimento que cubre todos los requerimientos nutricionales, es la leche materna, hasta los 6 meses de vida. Luego, se comienza a incluir otros alimentos, que nos aporte todos los nutrientes que necesitamos, hasta llegar a una alimentación mixta y equilibrada, compuesta con todos los grupos de alimentos. Cada uno de ellos debe ser consumido en cantidades adecuadas entre ellos lácteos, carnes o legumbres, verduras y frutas, cereales y aceites.

Así, por ejemplo, si consumimos en las comidas principales carnes a diario y no incluimos verduras nuestra alimentación será rica en grasa y proteína de origen animal y baja en fibras, vitaminas y minerales, esenciales para la salud.

Si no incluimos lácteos nuestra alimentación será baja en Calcio mineral fundamental para el crecimiento y desarrollo óseo en la primera etapa de la vida y prevenir por ejemplo la osteoporosis en el adulto. Las frutas secas (nueces,almendras, etc.) por ejemplo, son muy ricas en calcio pero en la porción que se sugiere consumir 5 a 10 unidades por día no alcanzamos a cubrirlo. Y los jugos que se elaboran con las mismas tienen cantidades insignificantes de Calcio.

Si se decide no comer carnes, podría ser una buena práctica que responde a una alimentación saludable, pero debe aumentarse el consumo por ejemplo de legumbres (soja, lentejas, porotos), para cubrir correctamente las proteínas que necesitamos, como así también incluir a diario el resto de los grupos verduras, frutas, etc. Si dejo de comer carnes y como más harinas tampoco es comer saludable.

Sacar un grupo de alimentos sin ser reemplazado correctamente en nutrientes por otro, puede ser muy perjudicial para la salud.

Otra práctica fundamental para poder cubrir con todos los nutrientes es ordenar los alimentos en cada comida. Un gran inconveniente que se observa en la alimentación de la mayoría de las personas.

En general la excusa es que por los horarios de trabajo no realizan el almuerzo, no desayunan porque “no es costumbre” y cenan en forma abundante.

Recomendamos tratar de buscar la manera de organizarse mejor con sólo levantarse 15 minutos antes podemos hacer un desayuno más saludable, llevarse una vianda para almorzar es mejor que no comer nada y luego hacer una comilona nocturna. Es solo organizarse un poquito mejor”.