El director nacional de Salud Mental visitó el Hospital Heller

De paso por la ciudad de Neuquén, invitado a disertar en un encuentro internacional sobre salud mental, autismo y estigmas, el director nacional de Salud Mental y Adicciones, Luciano Grasso, visitó el servicio de Salud Mental y la guardia activa Interdisciplinaria del hospital Dr. Horacio Heller, y la huerta de Heller-Proda. Entrevistado por el área de Comunicación del Heller, el psicólogo tandilense ponderó el abordaje interdisciplinario de la salud mental en el hospital, y el dispositivo comunitario psicosocial de la huerta.

Pregunta.- ¿Luego de haber recorrido el servicio de Salud Mental y la huerta Heller-Proda, qué opinión tiene al respecto?

Respuesta.- Cuando hablamos de la Red Integral de salud mental con base comunitaria tiene distintos componentes. Para el abordaje que debe tener el hospital general de la salud mental, o el rol que debe tener el hospital en materia de salud mental es importantísimo, así que los puntos del recorrido tuvieron que ver con conocer la experiencia del Heller; y la verdad que tiene los distintos componentes que son importantes que tiene que tener un hospital general, que es la atención de la urgencia, o situaciones de crisis de manera interdisciplinaria integradas al hospital, lo cual es fundamental.

Pregunta.- No deja de ser un desafío para el hospital también.

Respuesta.- Totalmente. Hay distintos tipos de experiencias en hospitales generales que tienen un servicio separado de salud mental, que tiene sus pro y sus contra, pero claramente, las experiencias que muestran una mayor integración son aquellas que justamente avanzan en ese desafío que es el equipo interdisciplinario de Salud Mental conviviendo con el trabajo del resto de las especialidades del hospital, y lo mismo para los usuarios. Que haya una convivencia, una articulación entre los distintos problemas de salud que tiene el hospital, entre ellos obviamente los de salud mental. Después es importante que si bien históricamente los efectores que tienen una mayor responsabilidad de tipo comunitario y territorial, son los dispositivos del primer nivel de atención, es importante que un hospital general también tenga intervenciones sobre dispositivos más de tipo comunitarios, psicosociales.

Pregunta.- Cómo la huerta del Heller-Proda…

Respuesta.- Como la huerta. Es una experiencia bastante innovadora. Son pocos los hospitales que tienen esta apertura, con un profesional coordinándolo, que es parte del equipo y eso también es importante. Que entendamos que la salud es un proceso donde se desdibujan esas barreras, y es tan importante poder tener un dispositivo asistencial clásico, desde lo hospitalario, de la atención o de una terapia tradicional, como la participación en cuestiones de la vida de las personas y de su realización personal, lo que implica el trabajo tanto desde lo singular como lo vincular con los otros integrantes del equipo. Así que también es una experiencia innovadora que la tomamos como ejemplo.

Pregunta.- ¿Se replica en otras partes del país?

Respuesta.- Huertas como parte de los dispositivos comunitarios de salud mental sí, pero que surjan desde el hospital hay pocas experiencias. Ahora estoy recordando una en El Chaco, del servicio de salud mental del Hospital Perrando de Chaco, el Centro de Día que depende del hospital tiene una. Pero son muy pocas. Esto es importantísimo, el hospital de puertas abiertas que realmente este comprometido con el aspecto de tipo comunitario.

Pregunta.- En la huerta del Heller también participan los vecinos del barrio.

Respuesta.- Esa también es otra de las características recomendadas de los dispositivos comunitarios de salud mental. Que no sean herméticos, en cuanto a que sólo participen personas con padecimientos mentales, porque terminamos reproduciendo esa separación histórica que justamente ha imposibilitado la inclusión de las personas con padecimientos mentales en la sociedad. Participan esas personas y por lo tanto hay una mirada clínica también de ese proceso, pero el dispositivo es abierto, donde también los integrantes de la huerta son vecinos de la comunidad que puede tener otro problema de salud no necesariamente un problema de salud mental. Eso ayuda a derribar los mitos y la estigmatización en cuanto a los pacientes de salud mental. Es una linda experiencia.

Pregunta.- ¿Pudiste ver otros dispositivos en la ciudad?

Respuesta.- Estuvimos en el servicio de salud mental del Castro Rendón. En un Centro de Día y también un centro de salud de primer nivel de atención (San Lorenzo Norte) que tiene un equipo de salud mental interesante, y también el abordaje muy bueno. Las dificultares siempre están, en mejorar la articulación e integrar en la conformación de la red, pero claramente es un camino que Neuquén viene recorriendo, un gran paso que no sucede en otras provincias.